Mi cuenta : Inscribirse

Mis pedidos

Su cesta de compras está vacía.

La inseguridad amenaza la exportación de piedras preciosas

Situada en el corazón del sub-continente indio, entre el Himalaya y el mar de Arabia, Paquistán es conocido desde hace muchos siglos por la riqueza de sus montañas donde abundan los minerales y las piedras preciosas como la esmeralda, el rubí, el aguamarina o el topacio. Es en la región de Peshawar, a las puertas de Afghanistán, donde los comerciantes se especializaron en joyería y en el comercio de las piedras ; una economía muy rentable y floreciente que, en el 2013, representó 1,3 billones de dólares.

joyero esperando una mejora de la situación actualSin embargo, después de un año, el mercado ha caído y, hoy en día, se ve amenazado por la inestabilidad política, una crisis de seguridad y por problemas energéticos. Los compradores internacionales temerosos de los ataques de los talibanes y de las insurrecciones extremistas, se volvieron más raros. Este resurgimiento de la violencia está igualmente favorecido por la incapacidad del poder paquistaní de controlar ciertas regiones fronterizas donde se encuentrqn precisamente numerosas minas.

Si bien algunos comerciantes continúan con los negocios gracias a internet o desplazándose directamente a los países de los compradores, una gran mayoría no utiliza las tecnologías modernas y se encuentran en consecuencia excluídos de la escena internacional, especialmente cuando el mercado local no puede absorber una producción que depende al 95% de la exportación.

La situación de los joyeros está además agravada por una gran falta de electricidad y de energía que causan cortes de corriente cotidianos que duran de ocho a diez horas en las cuatro puntas del país. Todo el trabajo de tallo y de pulido de piedras preciosas que se efectúa por medio de máquinas ha disminuído a la mitad así como toda la actividad informática. Los pedidos de compra se atrasan y los proveedores no llegan a satisfacer una demanda ya en disminución.

Según algunos comerciantes, la solución sería de incrementar la visibilidad de los joyeros paquistaníes favoreciendo la participación en salones exposición en las regiones más estables del país donde los compradores extranjeros puedan llegar con mayor facilidad. Para otros, son las técnicas rudimentarias de extracción, del tallado y del pulido de las piedras que tendría que ser desarrollado afín de hacerlas más competitivas en los mercados.

A pesar de un clima de inseguridad y de inestabilidad permanentes, son numerosos los jóvenes que quisieran formarse en esta actividad de joyero esperando una mejora de la situación actual. Muchas de las minas situadas en las zonas tribales de la provincia patchtun no son explotadas y representan una verdadera falta de ganancia para los paquistaníes que preveen, a pesar de todo, 1,5 billones de dólares de exportacón en el 2017 ; con la cual van a competir con los principales productores del mundo que son la India, Thailandia y Birmania.