Mi cuenta : Inscribirse

Mis pedidos

Su cesta de compras está vacía.

El Regente, el diamante de las coronas de Francia

Copia del diamante Et RegenteCopia del Regente sobre la corona de Luis XVIHecho famoso por su belleza y su peso tallado de 140,5 quilates, el Regente cuenta la historia caótica de los últimos soberanos de Francia y de sus joyas. Lleva el nombre de su primer adquirente francés, Felipe de Orleans, regente del reino de Francia durante la minoría de edad de Luis XV. Éste lo compró por muchos centenares de libras esterlinas a Thomas Pitt, gobernador inglés de la provincia de Madras en India.

El diamante en bruto de 410 quilates, provendría de la mina Parteal situada en la región de Golconda en India del Sur. La leyenda querría que fuera encontrado por un esclavo que la escondió dentro de un vendaje y que la revendió a un capitán inglés por el precio de su libertad. El capitán lo mató luego de haberse incautado del diamante y encontró un comprador en la persona de Thomas Pitt. Este último lo llevó a Londres donde lo confió al joyero Harris el que se tomó dos años para tallarlo y que obtuvo un diamante brillante de una belleza excepcional bautizado el « Pitt », que fué el primer nombre del « Regente ». Los otros diamantes, netamente más pequeños, obtenidosdel diamante en bruto fueron vendidos al Zar de Rusia Pedro el Grande. Sigiendo los consejos de Saint Simon, el Regente compró el « Pitt » a comienzos del siglo XVIII, Ljuis XV lo usó por primera vez sobre su peinado durante una de sus visitas oficiales y lo hizo engarzar sobre su corona para su juramento en 1722. De esta manera el Regente se convirtió en el diamante de los reyes de Francia y ornó la corona de Luis XVI, la reina María Antonieta… hasta que fué llamado « Diamante del tirano » durante la Revolución Franceesa, período durante el cual fué confiscado y expuesto en Gabinete de la Guardia Nacional en 1791 antes de ser robado en 1792 y reencontrado un año después escondido en una viga de un hotel de la Avenida Montagne de París.

galerá de Apollon al museo del Louvre Robado, vendido, llevado, confiscado, volvió a las manos del Gota al poder y le sirvió también a Napoleón Bonaparte en 1796, entonces Primer Cónsul, para financiar la campaña de Italia. Una vez convertido en emperador, él lo hizo colocar sucesivamente sobre sus sables por conocidos maestros del arte de esa época, los orfebres Nitot, Odiot y Boutet. El Regente se lo llevó el 29 de marzo de 1814 Maria Luisa de Austria en fuga luego de la caída del Primer Imperio. Fué restituído por el emperador Francisco 1° de Austria el 11 de abril de 1814 y preservado bajo de Restauración del Segundo Imperio. La emperatriz Eugenia lo hizo colocar sobre su corona.

Luego de la proclamación de la 3a. República, los bienes y joyas de la corona de Francia fueron dispersados y vendidos en remate en 1887, curiosamente el Regente no estuvo entre los lotes propuestos a los joyeros Boucheron, Bapst y Tiffany & Co. Durante la segunda guerra mundial fué escondido dentro de un yeso detras del mármol de una chimenea del castillo de Chambord. Desde fin del siglo XIX él pertenece al museo del Louvre donde su copia está expuesto en la galerá de Apollon.