Mi cuenta : Inscribirse

Mis pedidos

Su cesta de compras está vacía.

Cómo elegir bien su piedra preciosa

Saber elegir su piedra preciosa

1 -Su color

El color es uno de los más importantes aspectos de las gemas, es asi que esto resulta a menudo en el criterio de elección de una piedra preciosa.

A algunos rubíes de Birmania se los califica como : « Sangre de Paloma », este color rojo excepcional resulta muy preciso al ojo del especialista pero no tiene nada que ver con el color de la sangre del animal. En Birmania el color menos buscado se lo llama en dialecto local : « un Indio en llanto » en referencia al hecho que los Indios compran todas las calidades de gemas, pero sobre todo la más bajas. Entre estos dos colores, el precio por quilate puede variar de 1 a 100.000 y más aún.

Y es así para todas las piedras preciosas, el color es primordial y puede definir ciertas proveniencias : para los zafiros : azul Cachemira, azul Birmania, azul Ceylan…

Para los diamantes, los colores deben ser francos : el blanco, el más puro o sino tinturas bien diferenciadas : amarillo, rosa, rojo, azul, cognac…

2 -Su peso y su forma

El peso de una piedra, estimado en quilates (1 quilate=0,2 gramos), condiciona sus dimensiones, y actúa de manera exponencial sobre su precio : a igual calidad, una piedra de 2 quilates es más cara que dos piedras de 1 quilate. Esta regla se verifica todava más con las piedras raras.

Para un mismo peso una piedra preciosa pudo haber sido tallada en diferentes formas : talle en forma de brillante, ovalado, pera, esmeralda, cojín…

3 -Su pureza

Es muy buscada la pureza que determina la transparencia en una gema.

Las piedras talladas que no comportan ninguna inclusión, ven su valor fuertemente aumentado. En todos los casos, si hubieran inclusiones, éstas no deben ser antiestéticas (no deben situarse a nivel de la base, la parte plana visible cuando la piedra esta engarzada).

De cualquier manera la inclusiones no son siempre malditas. En algunas piedras, estas participan a su estética, así las inclusiones en volutas en los zafiros de Cachemira son célebres por darles una suavidad que junto a sus colores los llevan al rango de ser los más bellos zafiros del mundo, las esmeraldas de Colombia y más especialmente las de la mina de Muzo, tinen inclusiones conocidas como « el jardín de la esmeralda » que se agregan a la estética de la piedra.

4 -Su corte (se entiende como corte la forma dada por el tallador o el diamantero).

El corte dado por el tallador a las piedras de color o por el diamantero a los diamantes debe ser lo más perfecto posible a fin de dar a la piedra su mejor brillo y sus fuegos.

La perfección y la forma del corte influyen sobre el precio de la piedra. Así, un diamante con corte brillante tendrá, para el mismo peso, un precio más elevado que un diamante con corte fantasía.

Las facetas deben de ser regulares en su geometría y bien pulidas, la recámara (la parte bajo la piedra que es invisible cuando la misma está ya montada) debe de ser bien equilibrada, ni muy importante ni muy pequeña. La piedra debe ser tallada en un buen lugar dentro del cristal en bruto a fin de que el color esté bien repartido.

Para las piedras policroicas como la Tanzanita, el corte debe de ser efectuado en los justos ejes del cristal a fin que el color visto por la base sea lo más agradable posible.

5 -Por el lugar de compra y el precio

Es importante comprar una piedra preciosa con la mayor confianza y a un especialista reconocido que le aconsejará a usted, en un lugar o en un sitio internet que le aporte una real garantía y le dé seguridad.

No compre nunca una piedra de valor en una tienda de segunda categoría en la otra punta del mundo, en un país productor, usted tiene todas las posibilidades de pagarla más cara que su real valor !

Para la compra de una piedra de valor, no dude en pagar el certificado de un laboratorio aprobado y no acepte, sobre todo, el certificado de un vendedor local o de un así llamado especialista desconocido que no le da ninguna garantía.

Estos criterios de compra son todos muy importantes pero se cumplen raramente y en un pequeño número de casos que son las piedras excepcionales, de una gran rareza.

Por lo tanto, no debemos menospreciar las piedras preciosas que a veces se alejan un poco de estos criterios, ellas son bellas y tienen siempre un valor.

Recuerde usted también, que la compra de una piedra es ante todo una corazonada, una especie de legame que se crea entre el mineral y usted. Si este legame se produce y usted tiene los medios económicos, compre la piedra que le ha golpeado !

Mi experiencia me ha demostrado, muchas veces, que dejar de lado una piedra por diversas razones producirá arrepentimientos eternos porque usted jamás volverá a encontrar la misma piedra.