Le Récif de Corail

Coral rojo de Córcega

El Arrecife de Coral

El coral rojo ha siempre fascinado a los hombres y… Rémi Oreille, uno de los pocos Coraleros de Córcega, quién de una pasión hizo su profesión.

Con el arrecife de Coral usted está en contacto directo con el Coralero que recoge el « sangre de mar » en las Bocas de Bonifacio, entre los 60 y 120 metros de profundidad.

 

 

Sumergirse a alto riesgo respetando el ambiente, permite una producción artesanal con las más bellas ramas de coral rojo vivo, llamadas « sangre de bovino ». Rémi, el Coralero, perpetúa una tradición familiar comenzada por su padre y que provee a muchos joyeros.

 

En el 2005, él creó junto con su mujer Valérie, un taller de coral y de joyas… por supuesto que es con las más bellas ramas de coral recogidas.

 

El conocimiento de este material noble les permite adquirir una pericia inigualada en el corte y el pulido : es la forma de la rama de coral la que los guía para dar vida a los más hermosos cabujones o cuernos de coral pulido.

En Córcega se dice que el coral trae buena suerte… El Arrecife de Coral le hace descubrir cabujones y cortes en forma de gota de la más alta calidad para que usted pueda compartir con ellos esta belleza frágil venida de las profundidades y que guarda en ella el alma del Mediterráneo.